"Los secretos del METODO ELBAUM"

ES EL LIBRO QUE TE ENSEÑARÁ QUE HACER PARA ADQUIRIR HABITOS SALUDABLES, ADELGAZAR DE UNA VEZ Y PARA SIEMPRE. ASI PODER LOGRAR UNA MEJOR CALIDAD DE VIDA DE MANERA RÁPIDA, SIMPLE, SALUDABLE Y LO MAS IMPORTANTE PERMANENTE
Imagen
MYRIAM NOVAS Ver todos |
Soy Myriam, tengo 46 años, y durante más de 15 años viví en obesidad…mejor dicho me las arreglé para “sobrevivir” en obesidad. Tenía 30 kilos de sobrepeso y ya estaba en franca obesidad. Como todos los que tenemos sobrepeso, me las ingeniaba para encontrar las excusas perfectas para “aceptar” mi gordura (todas las excusas que conocemos tan bien), también sabia como ubicarme en las fotos para ocultar esos kilos de más, aprendí a utilizar todos los recursos necesarios para “disimular” mi sobrepeso. Pero lo que sabía íntimamente era que no me sentía bien, no solo por mi aspecto físico, sino a nivel de mi organismo. Al comienzo lo atribuía al paso del tiempo, me decía, debe ser que estoy envejeciendo… pero con el tiempo, comencé a tener limitaciones, como ser: no poder caminar 3 cuadras  sin que me dolieran las piernas y sin agitarme; hinchazón en los pies; dolores de cabeza a diario, debido a una columna vertebral sobrecargada (ya conocía todos los analgésicos del mercado para aliviar mis dolores);  falta de ganas para hacer las cosas más simples; comencé a roncar por las noches, lo que me impedía descansar bien…y otras tantas cosas que vienen de la mano con la obesidad. Los botones que no cierran, los cierres que revientan, los talles que son cada vez más difíciles de encontrar, las dudas acerca de si entro o no en un ascensor o en el asiento de un ómnibus, las sillas playeras que se van venciendo  a causa de  nuestro peso y que vamos cambiando por otras más fuertes para que nos aguanten…creo que vos también sabes  de lo que hablo. Aun así me negaba a hacer algo para cambiar la situación, sabía que tenía que actuar, pero estaba realmente negada, era tan difícil, me preguntaba -¿a  dónde voy, a cuánto puedo llegar? -…  de solo pensarlo se me caían los brazos.   Mi familia está compuesta por mi esposo, mi hijo y yo…y los tres teníamos como mínimo ente 30 y 36 kilos de sobrepeso CADA UNO!!!  Mi esposo y mi hijo comenzaron a inquietarse por esta realidad y decidieron buscar ayuda,  llegaron a la Clínica. Cuando me contaron todo lo que habían averiguado, yo, que los miraba desde afuera, sentí que si no me subía a ese tren, iba a perder y muy feo! No quería ser la gorda de la familia, entonces,  con mucha reticencia, me uní al grupo y comenzamos a caminar juntos. ¿Qué puedo decir de esa decisión? ¡Que fue una de las más acertadas que hemos tomado! Comenzamos el 5 de marzo de este 2009, en los grupos  éxito…y realmente ¡HA SIDO TODO UN ÉXITO! Yo empecé mi camino pesando 92 kilos (mi máximo peso), y hoy, 3 de setiembre de 2009, 6 meses después, logré bajar 27 kilos, ahora peso 65 kilos.. y aunque aun no llegué a mi peso posible, (todavía me quedan 2 kilos más para bajar, según indicación médica), qué les puedo decir, soy otra persona. Yo siempre digo que esto no es dieta, es trabajar por mi salud.   En los grupos aprendí a estar atenta a lo que le doy a mi cuerpo, a ubicar a la comida en la dimensión en que debe estar y no más, aprendí que un buen momento no siempre está relacionado a la comida, o sea aprendí  a relacionarme con ella. También se que aun me falta más por aprender, y que cuando uno llega a su peso posible, no es el fin, sino que es un comienzo. Comenzamos a vivir como flacos, y tenemos que aprender a hacerlo para mantener ese trabajo que vinimos haciendo con tanta dedicación durante determinado tiempo. Todo esto suena a luna de miel, puede ser, (estoy muy feliz), pero no olvido los momentos difíciles, que también los hay en este camino y que aun hoy, con mis 27 kilos perdidos, tengo que afrontar. Es cierto que por tratarse de una adicción (a la comida), tenemos nuestros días buenos en que todo marcha sobre ruedas y nuestros días malos, en los que nos resulta muy difícil mantenernos sobrios…pero no es imposible. Y si caemos, nos levantamos y seguimos caminando, un tropezón no nos debe detener.   Aprendí a dejar el orgullo de lado y el yo puedo sola, y tomé la mano que me extendieron los médicos y  todo el grupo humano que está en la Clínica, (Eduardo, Leticia, Isabel, Sergio, Jorge, Patricia, Alejandra, Alicia y tantos más) y comencé a dar pasitos, de su mano, como un niño que está aprendiendo a caminar e hice lo que me decían que tenía que hacer, escuché mucho y pensé:  ya se van a ver los resultados…y los resultados están a la vista! Ni que hablar de los amigos que encontré en los grupos, personas como yo, que nos apoyamos y nos alegramos con cada pasito que vamos dando juntos, tomados de la mano.   Sergio nos dice: “hagan la prueba, estén flacos, y después decidan si quieren seguir así o no, pero prueben, vale la pena”.  Hoy yo le contesto: “Realmente, VALE LA PENA”.   Son muchas más las cosas que tengo para contarte, pero, mejor te las cuento cuando vengas a un grupo éxito y compartamos también tus historias.   Nos estamos viendo.  
Avda. Sarmiento 2470 - Tels.: (598) 2710 7122 - 2710 3651 - Fax: (598) 2711 3424

Horario de Lunes a Viernes de 8 a 12 y de 15 a 20 hrs.
CP 11200 - Pocitos - Montevideo / Uruguay
Copyright 2008 © Todos los Derechos Reservados